VICIOS LEGISLATIVOS ACTUALES EN EL ENTORNO TRIBUTARIO MEXICANO

VICIOS LEGISLATIVOS ACTUALES EN EL ENTORNO TRIBUTARIO MEXICANO

M.F. Daniel Alejandro Magaña Urbina
CATEDRÁTICO-UMSNH

El entorno tributario en México actualmente se rige por diversas leyes y un código que, en su carácter de normas que establecen los lineamientos para regular la relación entre el Estado y los contribuyentes resultan ser muy extensas y además de difícil interpretación, según algunos autores.

De igual manera, existen normas que se realizan de una manera más rápida y que son emitidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Estas reglas se encuentran establecidas en el inciso g) de la primera fracción del artículo 33 del Código Fiscal de la Federación (CFF).

En un mundo perfecto, existiría un proceso estrictamente aplicado en cuanto a la emisión de leyes y la certidumbre para poder observar en qué norma puede un contribuyente consultar sus obligaciones tributarias para su correcto cumplimiento. Sin embargo, la realidad es otra.

Actualmente, en cuanto a lo que acontece en el ámbito legislativo, se tiene una cultura que se centra en la emisión de normatividad express, ya que, en estos días, el fisco depende cada vez más de la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF), como si fuera un depósito de todas las disposiciones que no alcanzó a emitir durante el proceso legislativo en la ley especializada.

Tenemos una Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) relativamente nueva, en la cual se siguen arrastrando diversos vicios de años anteriores. Basta con mencionar que en el artículo 182, fracción I, inciso a), numeral 1, se siguen mencionando los “Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados”, cuando desde el año 2006 contamos con las Normas de Información Financiera.

De igual manera, habrá que recordar que el decreto de la reforma fiscal 2014 se publicó el 11 de diciembre de 2013 para tener una vacatio legis y entrar en vigor el primero de enero de 2014. Sin embargo, no fue sino hasta el 8 de octubre de 2015 que se publicó el Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta 2014 (RLISR 2014), es decir, a casi dos años de haber entrado en vigor la nueva ley, se seguía trabajando con una ley cuyas disposiciones en muchas ocasiones ya no se encontraban vinculadas con los artículos de su reglamento.

Como detalle también, se tiene un “Copy & Paste” del artículo 152 de la LISR, el cual era el 177 de la abrogada ley del 2002. Al respecto, resulta ser que el anterior artículo 177 se encuentra redactado exactamente de la misma manera que el nuevo artículo 152 en su primer párrafo y en el mismo se establece lo siguiente:

“Las personas físicas calcularán el impuesto del ejercicio sumando, a los ingresos obtenidos conforme a los Capítulos I, III, IV, V, VI, VIII y IX de este Título, después de efectuar las deducciones autorizadas en dichos Capítulos, la utilidad gravable determinada conforme a las Secciones I o II del Capítulo II de este Título, al resultado obtenido se le disminuirá, en su caso, las deducciones a que se refiere el artículo 151 de esta Ley. A la cantidad que se obtenga se le aplicará la siguiente…”

Lo anterior implicaría tener que sumar a los ingresos de los capítulos I, III, IV, V, VI y IX la utilidad gravable de la sección II del capítulo II del título IV. Es decir, anterior a la reforma, existió el “Régimen Intermedio de las Personas Físicas con Actividades Empresariales y Profesionales” y ahora en esa misma sección, se encuentra el “Régimen de Incorporación Fiscal” (RIF). Por lo tanto, si se optara por tributar conforme a la nueva modalidad del RIF con coeficiente de utilidad y declaración anual, LEGALMENTE se tendrían que acumular a los demás ingresos los obtenidos en el RIF. Sin embargo, afortunadamente, en la Resolución Miscelánea Fiscal para 2017, específicamente en la regla 3.13.17, se establece lo siguiente:

“La declaración del ejercicio se determinará conforme a lo siguiente:…
… I…
… II. A la utilidad fiscal del ejercicio, se le podrá restar, en su caso, la pérdida fiscal a que se refiere la regla 3.13.8., y a dicho resultado, se le aplicará la tarifa establecida en el artículo 152 de la Ley del ISR, sin acumular los ingresos a que se refiere el cuarto párrafo del artículo 111 de la citada Ley (se refiere a los sueldos, arrendamiento e intereses)”.

La excepción anterior, sin duda alguna, no altera la competitividad de los citados contribuyentes del RIF. Sin embargo, cabe señalar que no es la forma más idónea para establecer la mecánica de cálculo de un régimen, ya que, como se comenta anteriormente, el abuso en cuanto al uso de la RMF para establecer la mecánica de cálculo para el cumplimiento de las obligaciones fiscales solamente aumenta la complejidad del sistema y al respecto, cabe señalar que el citado régimen se encuentra relacionado con una campaña de “hágalo usted mismo”, por lo que, mucho se ha mencionado que estos contribuyentes, ni siquiera podrían depender de los servicios de un asesor fiscal. Por lo tanto, resultaría inverosímil que un contribuyente común y sin conocimientos de la materia fiscal realice sus propias declaraciones en ese esquema de tributación.

No óbice a lo anterior, cabe mencionar que el nuevo esquema de las personas morales llamado “De la Opción de Acumulación de Ingresos de Personas Morales” que se encuentra en el Capítulo VIII del Título VII de la LISR se encuentra en un apartado de estímulos fiscales, aunque dicha situación no resulta ser tan adversa como el hecho de enviar una mecánica de cálculo de una opción de tributación a la Resolución Miscelánea, de igual manera, pareciera que en NUEVA Ley del Impuesto Sobre la Renta, ya no caben más disposiciones y todo se establecería en el citado apartado de los estímulos fiscales.

Al respecto, se genera una duda: ¿Qué criterio se utilizó para establecer en un apartado de estímulos fiscales la opción de tributación de las personas morales y en la Resolución Miscelánea la opción del RIF?

En realidad, en ambos casos hay una mecánica cálculo y otras disposiciones, salvo por el hecho de que en el artículo 111 de la LISR sí se incluyó un párrafo que ni siquiera establece que se remitirá a las disposiciones de carácter general para profundizar en la mecánica de tributación de dicha opción.

Cabe mencionar que, en cuanto a la eficiencia que se tiene para establecer los diversos medios coactivos o de fiscalización ha resultado ser óptima para incrementar la recaudación, simplemente basta con ver el incremento en la recaudación durante el ejercicio 2016, con el cual se podría estimar que se podrá compensar con impuestos la disminución en la producción de barriles de petróleo.

Los medios de fiscalización en México se han convertido en un arma muy poderosa para el órgano recaudador desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que es el SAT. Resulta menester mencionar que, Actualmente el fisco cuenta con diversas herramientas electrónicas, como son: el CFDI; las diversas declaraciones tanto formales como de pago y; la contabilidad electrónica, entre otros medios de pre-fiscalización.

Aunado a ello, el fisco cuenta con diversos medios de los que se vale para realizar los actos de revisión fiscal para el posterior cobro del posible crédito fiscal, como son: los requerimientos, las revisiones electrónicas, la revisión de gabinete, las visitas domiciliarias, las cartas invitación (para exhortar) e incluso presentar denuncia o querella cuando se trate de delitos como la defraudación fiscal y el contrabando.

Sin embargo, resulta necesario realizar una reingeniería fiscal en cuanto al orden y a los tiempos para la emisión de la normatividad que nos rige, ya que, si bien es cierto que, la recaudación resulta ser cada vez más automatizada, la realidad es que según los estudios de TMF GROUP en su informe titulado “Global Benchmark Complexity Index 2015”, nos encontramos en el sexto lugar en cuanto a nivel de complejidad del entorno legal de entre 95 jurisdicciones.

El informe anterior, puede ser consultado en el siguiente enlace:

https://www.tmf-group.com/en/news-insights/publications/2016/complexity-index-2015/

Un sabio consejo: recuerda siempre contratar los servicios de un asesor fiscal.
¡Saludos!
e-mail: dmagana.tax@gmail.com

Prev Dan prórroga a la Convocatoria del Premio Michoacano de la Juventud.
Next ELEMENTOS PARA LA HISTORIA DEL ESTADO DE GUERRERO