Se ocupa para todo, menos para lo que es el Modulo Turístico de Feliciano, Gro.

Zihuatanejo, Gro., Junio del 2016.- Por más de cinco años ha permanecido en completo abandono el que fuera en un tiempo el módulo de información turística que se ubica sobre la carretera federal Zihuatanejo-Lázaro Cárdenas, a la altura de la comunidad de Feliciano, del municipio de La Unión, Gro. y que se construyó para brindar asesoría turística a todos los que transitan por esa vía que conecta con la primera caseta de cobro denominada “Feliciano”, de la autopista Siglo XXI.

Es tanto responsabilidad de la delegación de la SCT en Guerrero, como de la misma Secretaría de Turismo del Estado y de autoridades municipales de La Unión, Guerrero, que esté modulo haya dejado de funcionar, pero cuando se trata de fincar responsabilidades, nadie quiere aceptar su compromiso en la materia.

Este módulo, se encuentra en una muy buena ubicación estratégica para todo el viajero que requiere información de la zona que transita, ya que tomemos en cuenta que también la comunidad de Feliciano y asimismo la caseta del mismo nombre, están en los límites del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, lo que resulta lamentable que haya dejado de tener utilidad pública y más penoso aún, cuando debiera ser la primera impresión que ofreciera el llamado corredor turístico de la Costa Grande del estado de Guerrero a quien requiriera de su ayuda.

Actualmente, ese módulo ha servido de todo menos para lo que fue construido y en algún momento inaugurado. Funciona tanto para venta de ostiones y mariscos ambulantes, como para descanso de algunos animales de carga que todavía por ahí cruzan de un potrero a otro y eso sin mencionar que por las noches, nos informan pobladores, hasta refugio de malvivientes.

La SCT en conjunto con la Secretaría de Turismo y autoridades municipales de La Unión, Gro, tienen una gran oportunidad para revertir lo que por algún u otro motivo haya causado la inactividad de este módulo turístico, más aún porque los conductores, sobre todos viajeros, que aún desconocen que se encuentra sin operar, se detienen frente a el buscando personal que los pudiera atender o simplemente como un lugar de descanso, pero lo único que consiguen es que cuando bajan la ventanilla de sus vehículos, se llenan de zancudos, avispas y diversa clase de insectos voladores que ahí abundan por la maleza del área y desperdicios acumulados de basura. Quién sabe si hasta el zancudo transmisor del Zika alguien se haya llevado en su cabina del auto.

La reactivación del módulo de Información Turística, del corredor turístico de Costa Grande, no puede seguir pasando inadvertido y en el desinterés de las dependencias y funcionarios correspondientes y más ahora que se está empezando a desarrollar el proyecto del Balsas por parte del Gobierno Federal que beneficiara directamente la economía y productividad de los estados vecinos de Michoacán y Guerrero. Y si de plano a los que les toca éste pendiente no pueden, que lo digan claramente para que otro lo haga. Nadie es indispensable. Y esto del módulo es geo-turísticamente indispensable volverlo a poner de pie.

Prev Se “Escama” El Mundo Por El BREXIT
Next Tendrá Morelia el Observatorio Ciudadano de Movilidad: Yankel Benítez