Se “Escama” El Mundo Por El BREXIT

Se “Escama” El Mundo Por El BREXIT

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. Economista

En los últimos días, inevitablemente hemos escuchado hablar, sobre todo en los medios electrónicos, del mundialmente famoso “BREXIT” y refiero mundial porque es precisamente un acontecimiento mundial que, entendido simplemente, no es más que la salida del país de Gran Bretaña o Reino Unido de la comunidad de la Unión Europea y precisamente a eso debe el término en inglés de “Brexit”: BR (Se refiere a Bretaña, BRitain) y EXIT (Salida).

Intentaré sin recurrir mucho a términos económicos, propios de mi profesión, darme a entender de qué se trata este fenómeno a grandes rasgos y como podría afectar a nuestro país y en lo general a América Latina, aunque de entrada creo en lo personal que es un evento muy importante para la vida de todos los que pertenecemos a este sistema global.

Primero que nada es importante saber muy brevemente dónde está ubicada Gran Bretaña. Pues bien, este país está situado en el norte de Europa, donde existen países como Alemania que es básicamente la locomotora de ese continente. Otros países son Francia, Italia, España, Polonia, Portugal, Etc.

La Gran Bretaña es gobernada, simbólicamente, por una reina llamada Isabel II, que todos en este planeta hemos escuchado alguna vez mencionar en los noticieros. Pues resulta que después de la Segunda Guerra mundial, a Alemania y Francia se les ocurrió fundar una Asociación que regulara el comercio entre ambos países y así nació la llamada Unión Europea. Hoy en día, muchos países forman parte de esa aglomeración política, que sería algo así como un Super-Estado o país. Son en su mayoría los países de Europa Occidental, incluida, claro, Gran Bretaña, los que forman parte de ésta Unión, con excepción de Suiza, por ser la sede de las Instituciones bancarias más importantes del mundo.

Pero quizás la pregunta de muchos en el mundo mundial es por qué un país, que significa la segunda economía para la Unión Europea, después de Alemania, quiso salir de ese gremio por voluntad propia, hasta lo que parece ser así. Inglaterra, sale de la Unión Europea, con el referéndum celebrado el pasado 23 de Junio del 2016. Si ya de por sí la permanencia británica a La Unión estaba siendo un asunto controvertido desde que el país se integró a la Comunidad Económica Europea en 1973, con debates recurrentes desde entonces de si salía o se quedaba, según datos de Wikipedia. Finalmente, el 72 por ciento de la población de Inglaterra, salió a votar. Por ende, este voto fue claramente democrático  y es un reflejo de lo que la población británica realmente piensa: Que no necesitan al resto de los países que conforman la Unión para salir adelante. Están decididos, además, a no permitir que Gran Bretaña tenga que pagar deudas de países con economías en Decadencia, como Grecia, España, Italia y Portugal, principalmente y sobre todo que les tengan que imponer la orden de que reciban a inmigrantes y musulmanes, lo que pondría en riesgo su seguridad. Esto sí que es un movimiento nacionalista.

Los británicos, reaccionaron, bajo el liderazgo del primer Ministro, David Cameron, porque cayeron en la cuenta de que Gran Bretaña le suministraba a la Tesorería de La Unión Europea más dinero que otros países socios. Para ser parte de la Unión Europea, un país tiene que darle dinero a la Unión y a cambio La Unión te da leyes migratorias más fáciles, comercio, seguridad, tratados, entre otros beneficios; ellos, los británicos, dicen que Inglaterra da mucho más dinero del que recibe. Otra de las razones para salirse de La Unión, de lo que logramos informarnos, es que los Ingleses no se sienten en control de las leyes, porque al ser parte de la Unión, ésta establece las leyes de uso común para sus países socios.

En mi opinión, creo que el problema de la inconformidad para seguir perteneciendo a la Unión Europea, radicó y se acrecentó en esencia por la no aceptación de grupos de inmigrantes y esto a partir de que países con menor nivel de bienestar que Inglaterra comenzaron a integrarse al bloque. Inglaterra, ya no estuvo dispuesto a seguir ayudando a esos países “pobres”; bueno, lo de pobres es relativo comparado con los de América Latina. “Ayudarlos” a no hundirse, sea ahora o tiempo después.

El posible riesgo que contempla este nuevo orden económico mundial, es que La Unión Europea se va a desintegrar mientras sigan manteniendo a países que no han sabido ahorrar y lo peor es que países como España siguen considerándose una potencia. Para América Latina, el Brexit implicaría mucha turbulencia financiera, devaluaciones de la moneda respecto al dólar y eso es realmente grave porque ya muchos países de la región de América están en crisis económica, más aquellos que su economía está prácticamente dolarizada. Pero siendo honesto, nadie sabe realmente que tantas cosas implicarían haber dejado La Unión Europea. Tal vez, una consecuencia muy grave sería que otros miembros van a querer seguir el ejemplo de Gran Bretaña y eso podría marcar el fin del euro y de La Unión Europea misma y por arte de magia, el dólar Estadounidense como único señor del mundo. Con esto, algunos podrían decir que Europa es una farsa. Alemania controla Europa y detrás de cámaras, Estados Unidos controla a Alemania y por añadidura, controla el mundo, al menos hasta nuestros días.

Otros dirán que los ingleses se marchan por puro racismo, porque no quieren gente de color en sus calles. Finalmente, esto del Brexit es tanto como la caída del Muro de Berlín. Un parteaguas para la globalización. No es totalmente malo querer a los suyos, cuando se quiere salir del gremio para proteger a su gente de los inmigrantes. Realmente toda Europa tiene un grave problema con la Inmigración. A ese paso Francia será la segunda y estaremos conociendo un FREXIT. Francia aún está peor. Realmente conozcan lo que está pasando Francia con la invasión de Musulmanes, cual caso dan de que pensar y cómo reaccionar ante una eventual invasión terrorista. Eso es lo que posiblemente advirtió Inglaterra si no Salía del grupo y seguía aceptando refugiados.

Bueno, después de todo en estos tiempos de globalización, en lo que todo y todos estamos conectados con un click, es difícil pensar que una economía pueda limitarse a un convenio reduccionista que impone todo. Con lo que se sabe, queda claro que los altos mandos de la UE son impuestos a dedazo y cualquier decisión que ellos tomen (los jefes de la UE) es irreversible, ni siquiera es sometida a votación en ningún tipo de Congreso, creo que imponen peor que México. Los estándares creados por la UE son muy altos y todos los productos deben cumplirlos aunque sean de consumo local; Estas exigencias llevaron a la destrucción de la industria pesquera británica, principalmente con el Atún y el Salmón y aun así Inglaterra se mantenía como la segunda potencia en Europa y todavía tener que estar “manteniendo” y “Ayudando” a los países de baja productividad, claro que ya no lo aguantaron y dieron el sí a la separación, al divorcio dirían por ahí.

Aunque, acepto no ser un experto en  este tema, sólo una persona informada lo más posible, ésta es la explicación más gráfica que se me ocurre hacer. Y lo cierto es que, como está comprobado en la historia de la humanidad, nadie es indispensable para nadie y nadie depende de nadie para poder existir. Por supuesto, que todo volverá a tener un reacomodo de fuerzas y estaremos aquí para verlo. Al rato, Estados Unidos, con o sin Trump en la Presidencia bien pudiera desprenderse del Tratado de Libre Comercio que tiene con México y les aseguro que no por eso nos van a caer las siete plagas del apocalipsis o cómo lo quieran ver. También, pudiera suceder que algún país de los que forman el grupo económico del Mercosur, que son los de América del Sur, se saliera de ese grupo y no por eso necesariamente van a sentenciar a otros a la decadencia.

Los países que se han “escamado” y que lo seguirán sintiendo así, son sólo aquellos que no tienen potencial ni creatividad para ser una nación independientemente productiva. En el caso de México, por supuesto que lo tiene y ha quedado demostrado a través de su historia contemporánea. Después de la independencia de los españoles, los logros hablan por sí sólo. Somos una gran nación, pese a todos los malos pronósticos y amarillismo que nos puedan tachar. No es necesario vivir en el primer mundo para sentirse o estar a salvo. Tan en México como en el mejor país suceden hechos violentos o terroristas que escapan al control de los gobiernos. No puedes decir que en Europa te sientes más seguro que en México, cuando en pleno viaje por el metro o en una cafetería de Europa, eres víctima de un atentado terrorista sin deberla ni temerla.

En resumen y a mi criterio profesional, la salida de Inglaterra no significa el fin de la civilización occidental, me refiero a América.  En Estados Unidos,  el Americano de a pie, la gente común y corriente como diríamos aquí en México,  chance y ni  sabe lo que es la Unión Europea, él sigue comprando sus cervezas y hamburguesa para las parrilladas del fin de semana y lo seguirá haciendo como el mexicano que allá radica con o sin Inglaterra en La Unión. En fin, habría tanto que decir y debatir de este tema.

Ya para finalizar este análisis, me decía un amigo que el de plano no entendía nada de esto del Brexit, que lo único que le quedaba claro es que Chile humillo a México por 7 – 0 y que quizás todo este reacomodo mundial empezó por esa goliza. O como dijera Andrea Legarreta, el Brexit no nos afecta a los mexicanos porque tenemos Blim, que es de Televisa. Saludos a los que han llegado a leer hasta el final de este artículo y de verdad espero haya sido de su interés y utilidad. Muchas gracias y estamos pendientes.

Prev La transparencia ayudará a que sociedad recupere confianza en gobernantes: Víctor Manríquez
Next Se ocupa para todo, menos para lo que es el Modulo Turístico de Feliciano, Gro.