Porfirio Díaz, ¿Debe Volver?

Porfirio Díaz, ¿Debe Volver?

Por: Virginia Bautista

CIUDAD DE MÉXICO, Mayo del 2016.- La “presencia” del expresidente Porfirio Díaz Mori (1830-1915) se ha renovado en la memoria colectiva de los mexicanos después de haberse conmemorado el pasado 2 de Julio del año 2015 su centenario luctuoso. Murió en París, Francia, en  1915.

“Dictador Díaz” para unos y “mi general don Porfirio” para otros, el militar oaxaqueño que dirigió el destino del país durante 30 años es nuevamente el centro de una vieja polémica: la repatriación de su cadáver.

Sin embargo, la propuesta de depositarlo a Oaxaca, su tierra natal, como fue el deseo del expresidente, no ha sido aceptada por ningún gobierno del régimen emanado de la Revolución que lo derrocó en 1910. Sin embargo, La imagen que los mexicanos tienen de él hoy en día es distinta.

Convencido de esto, el historiador Miguel Ángel Márquez concluyó el pasado 19 de abril del 2014, en su conferencia Lo que no se sabe de Porfirio Díaz, impartida en la biblioteca Margarita Maza de Juárez, de Oaxaca, que “por justicia” su cadáver debe regresar a México.

 

“… Sería justo que alguien que dio tanto, alguien que dio paz, orden y progreso, que dio escuela, una universidad, un ejército y cultura, es necesario cumplir su última voluntad”.

 

Aquí, el investigador anunció que recabará firmas por todo el país para presentarlas al presidente Enrique Peña Nieto y apoyar así la idea de traer los restos de Díaz Mori a Oaxaca.

Al historiador Carlos Tello Díaz, tataranieto del expresidente, y al escritor Pedro Ángel Palou, autor de Pobre patria mía. La novela de Porfirio Díaz (2011), proponen que se realice una consulta pública o una encuesta para conocer la opinión de los mexicanos sobre si se repatria o no su cadáver.

“Lo que me ha impresionado es la veneración popular que sigue existiendo por Díaz, pero el tema de los restos en general desatará más polémicas que cosas positivas. O bien se le deja donde está o se le lleva a Oaxaca. Quizá sería un buen pretexto para hacer una consulta pública nacional y dejar que los mexicanos y no sus políticos decidan”, afirma Palou.

Quien estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Oxford recuerda una encuesta realizada hace tres años. “La vi citada en un artículo de Leo Zuckermann, en la que le preguntaban a los mexicanos cuáles eran las figuras que más admiraban y, curiosamente, la de Díaz resultó una de las más admiradas. Si mi memoria no me falla estaba sólo debajo de la de Juárez”.

Por lo que, dice, le gustaría que se realizara ahora una consulta con la cuestión específica de la repatriación del cadáver de quien fue Presidente de México en nueve ocasiones, entre 1876 y 1911.

Debaten regreso privado o público

 “En el discurso oficial ya no se ve a Porfirio Díaz como el villano de la historia. Incluso, me he metido a leer los libros de texto y en éstos se habla de lo bueno y de lo malo de su periodo”.

Carlos Tello Díaz

El tataranieto del ex presidente mexicano piensa que los historiadores profesionales “siempre han tenido una postura sobria, objetiva, de la figura de Díaz y del porfiriato. Pero también éste ha cambiado, por lo menos desde los años 80, y ha sido cada vez más respetuoso de la figura de Díaz, de lo que significó su largo gobierno”.

Por su parte, la historiadora Patricia Galeana señala que la repatriación del cadáver del político oaxaqueño debe ser un acto privado. “Está bien que lo traigan. Su familia tiene derecho a llevar sus restos a donde quiera. Sus descendientes pueden cumplir sus últimos deseos; pero eso no tiene nada que ver con que un gobierno laico, que quiere vivir en una democracia, le deba rendir un homenaje a un dictador. Sería un motivo de discordia y no hay necesidad”.

Sin embargo, María Eugenia Díaz Gastine, bisnieta del general Díaz, explica que es cierto que su familia puede traerlo por su iniciativa, pero no debe ser. “Lo hubiéramos traído hace 50 años o desde que murió; traerlo a Oaxaca, donde ya tienen pensado ponerlo en la Rotonda de los Hombres Ilustres. Pero en un acto familiar privado no, porque no se trata de cualquier mexicano, estamos trayendo al expresidente de México y a un general heroico. Tomar el riesgo de traerlo para que hagan manifestaciones es algo que no se merece”, asegura.

Díaz Gastine detalla que va para dos años que crearon la asociación civil Descendientes del general Porfirio Díaz Mori, integrada por sus bisnietos y tataranietos directos, pues de los nietos ya no vive ninguno, “mi papá Manuel Díaz Raigosa, hijo de Porfirio Díaz Ortega, fue el último en morir”. A la fecha, tienen registrados a 52 descendientes.

Y seguimos pensando lo mismo que se señaló en uno de los puntos del documento. “Nada veríamos con tanto agrado los familiares del general Díaz como que se cumpliera su última voluntad, en el sentido de que su cuerpo repose para siempre en su tierra que tanto amó. Nos preocupa, sin embargo, el momento que vive el país.”

Prev Sigue siendo Guerrero primer opción de vacaciones para turistas: SECTUR-GUERRERO
Next HAAF POLÍTICA Y DEMAGOGIA. Por: Efraín Flores Maldonado*