Nos unimos a la pena que embarga a nuestro amigo Marcos Castañeda Calderón

Prev Por: Marcos Castañeda Calderón
Next Potestad Tributaria: Los Límites Territoriales de la Autoridad