Lo que NO se dijo en el Informe de Astudillo: Efraín Flores

Lo que NO se dijo en el Informe de Astudillo: Efraín Flores

“La acción política debe dedicar tiempo y energías a lo económicamente viable pero también a expandir el campo de lo políticamente deseable”. Giandomenico Majone

Por Efraín Flores Maldonado*

El informe de HAF fue notoriamente claro y preciso. Hablo del pasado, presente y el diseño en prospectiva de un futuro deseable y posible para el sur. Históricamente  Guerrero ha sido el estado de eternas y cíclicas crisis políticas. Crisis por que las cúpulas  del poder central no creían que en el sur hubiera seres humanos capaces de establecer y desarrollar los rudimentos de un gobierno local. Crisis por que los lideres genuinos del sur , armados e ideológicos  eran propicios a exigir su derecho de constituirse en  entidad federativa, recurriendo en última estancia a la violencia armada; crisis porque establecido el nuevo gobierno, su poder constituyente originario se dividió y fue complejo el proceso para conciliar intereses legítimos; crisis porque nuestros gobernadores eran efímeros y en ocasiones incompetentes y corruptos; crisis añeja por que en los 176 años de existencia  solo 8 gobernadores han completado su periodo por el cual han sido electos. La ingobernabilidad es la tragedia histórica nuestra, antigua y moderna. La pobreza material de nuestra entidad es el producto de la pobreza intelectual de nuestra clase política. Héctor Astudillo Flores se preguntó en su mensaje ante el congreso del estado al rendir su primer informe de gobierno ¿cómo puede permanecer en el atraso y la pobreza un estado tan rico en recursos naturales?. La respuesta se encuentra en una frase expresada con anterioridad por Alejandro Cervantes Delgado, quien nos dijo “Guerrero no es un estado pobre, si no empobrecido por algunos gobernantes ineptos y corruptos que hemos tenido”. Por ello HAF señalo en su informe que el camino rumbo progreso y desarrollo del estado es que todos nos dediquemos “al trabajo para cambiar la  realidad y retomar la gobernabilidad de nuestro estado”. Lo urgente según el mandatario fue iniciar el saneamiento de las finanzas públicas locales, fortalecer las instituciones de seguridad y justicia, restableciendo el gobierno para “devolverle su función como intermediario legítimo de todos los sectores sociales”, asumiendo por esa vía el reto de “recuperar la confianza de la ciudadanía”. La confianza, como bien lo ha dicho el politólogo norteamericano Francis Fukuyama, es elemento de acción certera entre ciudadanos y de la sociedad civil con su gobierno. En este año de gobierno creo que el primer éxito del ejecutivo estatal es haber recuperado la confianza, significativamente en su eficacia y carisma personal. Ello le ha permitido peregrinar por los 81 municipios del estado, llevando respuestas y recogiendo propuestas. En este breve tiempo, las inversiones públicas y privadas en la entidad han sido relevantes; el desarrollo del turismo sorprendente y alentador. En una crisis en tránsito, increíble es saber el avance en la generación de empleos y en desarrollo económico del estado; la reducción en un 5% de nuestra deuda pública; la acción federal y estatal para construir o rehabilitar casi 1,000 instituciones educativas. Mas allá de resentimientos partidistas y particulares, creo que el gran mérito del gobernador es haber diseñado y ejecutado una obra política construida con dialogo, corrigiendo errores y evitando simulaciones. Con HAF está en marcha una recuperación social, política y moral de la administración pública; construye paso a paso unidad en la pluralidad, desdibujando esa leyenda negra de la ingobernabilidad; dibujando con esfuerzo sostenido el nuevo rostro de Guerrero, con orden y paz. Es todo. Doctorante en ciencia política.

Prev Los egresados de nuestras preparatorias, siempre son bien recibidos; la “prepa 5” pone el ejemplo: Alcalde de Zihuatanejo
Next Tiro de Gracia