La Sobrecarga de Trabajo, una Característica de la Madre Soltera

La Sobrecarga de Trabajo, una Característica de la Madre Soltera

En mi perspectiva de Economista, existen diferentes tipos de madres. Y si coinciden conmigo, estarán de acuerdo en que ahora la mujer joven, por los motivos que se les ocurra, quiere tener un hijo o más, pero lo más curioso es que no los quiere dentro del matrimonio y cuando sucede así, lo cría con esa misma visión. En cambio, está la mujer, digamos pasiva, que tiene a sus hijos por el azar de sus encuentros, sin que esto le modifique por completo el curso de su vida, quizás porque tiene personas a su alrededor que adoptan el rol de la propia madre y a ella le termina afectando poco o nada.

¿Quién no conoce entre familiares o círculo de amigos a una madre soltera? Y además joven. Queda claro que en estos tiempos la formación de las familias ha ido variando, habiendo actualmente más madres solteras que afrontan este reto, y que, con seguridad, no es nada fácil. Pero también, las mujeres que iniciaron su vida con un matrimonio constituido, terminan afrontando el reto solas, cuando se rompe el matrimonio.

En una publicación consultada del sitio web de la revista Expansión.com, me enteré que en México hay unas 5.3 millones de madres que no viven con su pareja, ya sean solteras, separadas o divorciadas, y de ese número el 70% trabaja para sustentar su hogar, según con datos citados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Y aunque ha quedado demostrado que la mujer tiene más capacidad que el hombre para realizar varias actividades a la vez, para éste caso que analizo, todo indica que la sobrecarga de trabajo, es una característica de la madre soltera, pues porque simplemente debe afrontar funciones de casa, de escuela, de administradora del gasto y hasta prever una fatalidad que derive en su propia muerte.

Lo anterior, sin duda, le traerá como consecuencia que no tenga tiempo para nada más. Su hijo y la falta de un compañero de vida, la mantendrá ocupada y absorbiendo casi todo su tiempo libre; en el mejor de los casos, podrá disponer del tiempo justo para hacer su vida personal y social, lo que a su vez se puede traducir en el distanciamiento de sus amistades y tal vez el sentimiento de soledad, por no decir de abandono.

Asimismo, existen mujeres con una idea fija de dedicarse a su hijo el 100% de su tiempo, porque no creen poder encontrar a una pareja que acepte a su hijo.

Ahora bien, debido a que algunas madres solteras jóvenes no están ni en edad ni en condiciones de trabajar, se ven obligadas a depender por completo de su familia y esto incluye a acatar las órdenes que les impongan sus padres porque ellos son los que mantienen tanto a la madre como a su hijo. Esta condición, bien pudiera precipitarlas en la búsqueda de una nueva pareja para darle a su hijo esa figura del padre que no consiguieron, porque en éste caso posible pudieran creer que al conseguir una pareja se resolverán sus problemas de estar viviendo con los padres o con la familia, aunque ésta decisión, de acuerdo a la empresa consultada por internet “Resuelve Tu Futuro”, suele terminar en fracaso, puesto que es necesario que la nueva pareja construya un vínculo afectivo tanto con la madre como con el pequeño y para poder formar una relación fuerte y duradera.

También se establece que embarazarse rápidamente de la nueva pareja para tener un hijo en común, no es garantía de un vínculo duradero.

En el sitio Web de www.informador.com.mx se subraya que las madres solteras suelen cometer errores en la crianza del hijo, debido principalmente a que ellas cargan solas toda la responsabilidad. También suelen ser sobre protectoras, debido a que, por temor a rechazar a su bebé, vuelcan toda su atención en él, esta situación es más notoria en madres solteras jóvenes que tienen una relación de amor/odio con su hijo, porque si bien aman a su hijo, éste también es el responsable de la variación de sus de vidas.

En una encuesta practicada a 160 madres solteras jóvenes, difundida por esa misma página web arriba mencionada, se concluye que es muy importante que la madre tenga bien claro que no debe hablar mal del padre, los niños al llegar a edad adulta sacarán sus propias conclusiones.

Finalmente, quiero concluir que la madre soltera debe asumir y desempeñar sus responsabilidades, pero sin dejar de ser consciente de sus limitaciones y evitar sobrecargarse. En lo posible, cita el artículo consultado de la Web, debe de contar con un círculo social alterno a la familia, convivir con otras madres solteras para el intercambio de experiencias y de formas de enfrentar el reto. (Contacto e-mail: amador_sanz@hotmail.com)

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. ZP.

Prev Derecho a qué… ¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?… una decisión ciudadana
Next Recibe Guerrero un millón 25 mil turistas durante la Temporada Vacacional de Verano 2016