La Razón de Estado 6ta Parte

La Razón de Estado 6ta Parte

El italiano recomienda al Príncipe estar muy atento a su persona del cultivo de la lectura y las letras “porque abre los ojos, perfecciona el juicio y ayuda a la prudencia… juntamente con la osadía”. Todo buen Príncipe en su lucha por conservar el Estado debe mantener unidos a sus colaboradores cercanos, intentando siempre dividir a los cercanos que ayudan a sus enemigos “sembrando entre ellos sospechas y desconfianza entre uno y otro”. Desde luego, avizora que en determinados momentos un Príncipe que quiere conservar su estado debe “quitar las cabezas y los hombres de mucha autoridad, que aspiran a conquistar su poder… por que la seguridad consiste en tener lejos de su casa al enemigo”.

Advierte Botero que todo Príncipe para conservar su Estado gana tiempo y paz “si pone en los campos enemigos elementos de división y confusión”, sin olvidar que su principal objetivo debe ser siempre “mantener el fuego fuera de su casa”, acumulando fuerzas y voluntades, mostrando al pueblo “que los enemigos del Príncipe son también su peligro y en daño suyo”. Pero habrá ocasiones en que los enemigos del Príncipe sean tan fuertes que logren desprestigiarlo, aprovechando sus defectos y errores y en esa vía alimentar los conflictos que surjan en su territorio, de tal suerte que pongan en peligro su estancia en el poder.

Entonces dice Botero “será oficio (casi dice oficio político) de un príncipe sabio remediar el daño con el menor mal, concertándose con sus opositores”… o en su caso “poniéndose bajo la protección de otros que tengan más poder que sus agresores”. Botero previene al Príncipe de no hacer notoria frente al pueblo “su Profesión de acumular riqueza sin causa justa, porque tal realidad arranca las raíces del amor de sus vasallos con su Señor… pues tales conductas niegan la hechura de un buen gobierno, y los Estados se pierden”. La riqueza personal del Príncipe se torna en avaricia que es, según Botero la que termina con todos los pensamientos generosos y los induce a realizar cosas indignas, “quitándoles la virtud y la gloria”. Eso y más dice Botero. Por hoy es todo. *Doctorante en ciencia política.

Por Efraín Flores Maldonado

Prev Desafío XTtrail 2016 en Ixtapa-Zihuatanejo, anuncia la OCV-IZ para octubre
Next La Razón de Estado 7ma Parte