LA DEMOCRACIA EN MÉXICO

LA DEMOCRACIA EN MÉXICO

Por: Efraín Flores Maldonado. *

Pablo González Casanova publicó en 1965 la primera edición de su texto, con el título del presente artículo. Fue uno de los primeros libros que se ocupó en México, digamos de manera más profunda, del eterno tema de la elección para la representación popular y para el Gobierno. Sus líneas iniciales indican que el autor quiere referirse, más allá de la formalidad y la legalidad, al corazón y cerebro del concepto, buscando brindarnos fotografía y radiografía de lo que llama “Democracia Efectiva” … la verdadera… la real… que es en verdad, lo que significa y representa. A lo largo de sus reflexiones, lo que el autor pretende, es ofrecernos datos que nos muestren la utilidad de la democracia en México; si los representantes populares realmente nos representan… si de esas inteligencias emergen sesudas iniciativas que después se convierten en leyes que conducen al bienestar y la felicidad; si los gobernantes se rebelan eficientes… y honestos; si la división de poderes existe y funciona; En fin “como se integra el poder público a una realidad social y cultural amplia con la que se relaciona y forma parte”; quiere el autor decirnos su visión de México, de nuestra democracia, con fortalezas y vicios, pues no es de la idea de que “la mejor forma de amar a México… es ocultar sus problemas”. Cree el autor que una democracia efectiva debe generar un evidente desarrollo económico, que “es el incremento del producto nacional real o del producto per cápita”, seguido de una distribución equitativa del mismo. El autor considera que el concepto del desarrollo, debe ser estirado rumbo a nuevos horizontes de tipo social y que para ello es necesario pensar en términos sociológicos… y de ciencia política; vincular ambas ciencias con la economía, para procurar maximizar efectivamente los niveles de vida de la población. En esos términos, democracia y desarrollo dibujan a la primera como realmente efectiva; así en una democracia efectiva, la estructura política se vincula a la estructura del poder, con la estructura social y con la internacional. Porque sostiene, que en toda nación hay contrastes significativos entre las estructuras ideológicas y jurídicas, con la realidad social. El reto para una democracia efectiva es construir un modelo propio de desarrollo económico y político, para tener completo el dibujo de lo que debe ser una nación. Pablo González considera que México, es una nación en transición económica y política; nace sin un verdadero sistema de partidos; con una división de poderes con escasos pesos y contrapesos; con un predominio del Ejecutivo que, en las últimas décadas, ha ido reconociendo y respetando a los poderes Legislativo y Judicial, pero aún los ignora y domina. En cuanto a la relación Federación-Entidades, dice que en ella existen características políticas, militares y económicas. Los Estados están controlados por las zonas militares; la Hacienda Federal es poderosa y la de los Estados, es débil y dependiente; los municipios también son débiles y dependen tanto del Estado como de la Federación, con muy escasa vida propia. Sintetiza que, la democracia en México sigue siendo poco efectiva y que hay en ella una evidente concentración del poder, en el Gobierno, en el Gobierno Central y específicamente en el Poder Ejecutivo; sostiene que siguen siendo factores reales del Poder, el Ejercito, el Clero y los Empresarios, pero que va dibujándose una incipiente calidad de la democracia en la medida en que existe mejor educación, urbanización y participación política de los distintos extractos de la sociedad civil. *Doctor en Ciencia Política.

Prev Todo lo que se debe se va a pagar; se está a la espera de los recursos económicos: Rector UMSNH
Next Más de Mil Millones de pesos la derrama económica en Ixtapa-Zihuatanejo