I.V.A.EN LAS TIENDAS DE CONVENIENCIA

I.V.A.EN LAS TIENDAS DE CONVENIENCIA

M.F. Daniel Alejandro Magaña Urbina
CATEDRÁTICO-UMSNH

¿Te has preguntado alguna vez si en realidad todos los productos destinados a la alimentación se encuadran en la hipótesis normativa aplicable a la tasa cero de la Ley del Impuesto al Valor Agregado?

Al respecto, te tengo que decir que no.

La razón es la siguiente:

Si bien, de manera casi implícita, hemos considerado que a los productos destinados a la alimentación que adquirimos no se les aplicará la tasa general del 16% de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, lo cierto es que, anteriormente, existió el comunicado de prensa 074/2015 emitido por la autoridad fiscal, donde aclara una regla en donde se establece que se aplicará la citada tasa generalizada a los siguientes alimentos:

1. Sándwiches o emparedados, cualquiera que sea su denominación.
2. Tortas o lonches, incluyendo las denominadas chapatas, pepitos, baguettes, paninis o subs.
3. Gorditas, quesadillas, tacos o flautas, incluyendo las denominadas sincronizadas o gringas.
4. Burritos y envueltos, inclusive los denominados rollos y wraps.
5. Croissants, incluyendo los denominados cuernitos.
6. Bakes, empanadas o volovanes. • Pizzas, incluyendo la denominada focaccia.
7. Guisos, incluyendo las denominadas discadas.
8. Perritos calientes (hot dogs) y banderillas.
9. Hot cakes.
10. Alitas.
11. Molletes.
12. Hamburguesas.
13. Bocadillos (snacks).
14. Sushi.
15. Tamales.
16. Sopas Instantáneas.
17. Nachos.

De igual manera, en dicho comunicado se aclara que la venta de leche, jugos, néctares, pan, galletas, pasteles, embutidos, jamón, productos cárnicos, productos alimenticios envasados al vacío o congelados, tortillas, alimentos en su estado natural, les aplica la tasa cero, es decir, no se gravan con IVA al 16%.

Lo anterior, también se reitera en la regla 4.3.1. de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2017.

Cabe señalar que esa aplicación de la tasa del 16%, solamente aplicará para las tiendas de “conveniencia” o de “cercanía”, “mini supers”, tiendas de autoservicio y en general cualquier establecimiento en los que se enajenen al público en general dichos productos y que se encuentren en los refrigeradores o en el área de comida rápida o “fast food”, según se trate.

Por lo que, en dicha regla se señala textualmente que:

“Para los efectos del artículo 2-A, fracción I, último párrafo de la Ley del IVA, también se consideran alimentos preparados para su consumo en el lugar o establecimiento en que se enajenen, los que resulten de la combinación de aquellos productos que, por sí solos y por su destino ordinario, pueden ser consumidos sin necesidad de someterse a otro proceso de elaboración adicional, cuando queden a disposición del adquirente los instrumentos o utensilios necesarios para su cocción o calentamiento, o bien, no se tenga los instrumentos o utensilios porque el producto no requiera de calentamiento o cocción, inclusive cuando no cuenten con instalaciones para ser consumidos en los mismos…”

Es decir, en dichas tiendas donde venden ese tipo de alimentos, y que tengan la naturaleza antes aludida, donde una persona se puede servir el café e introducir al microondas alimentos para prepararlos o simplemente con que los alimentos ya se encuentren listos solamente para “armarse” los platillos, se aplicará la tasa del 16%.

¡Hagan la prueba! ¿Cómo? Muy sencillo; compren una sopa instantánea en una tienda de conveniencia (de esas que uno se puede encontrar en casi todas las esquinas últimamente), no la preparen y aunque esta no se encuentre preparada para su consumo en el lugar, verificar si se grava con la tasa del 16%. Ahora bien, compren la misma sopa en cualquier centro comercial y se darán cuenta de que la misma sopa se encuentra gravada a la tasa del 0%.

Lo anterior es gracias a la regla en comento. Sin embargo, de acuerdo con dicha hipótesis normativa, el simple hecho de que se enajene el citado producto destinado para la alimentación en esos lugares (si existen las herramientas para prepararlo), encuadra en la hipótesis normativa de “alimentos preparados para su consumo en el lugar o establecimiento” (aunque no se preparen ahí mismo). Por lo tanto, la aplicación de la tasa del 0% o del 16%, dependerá no de la enajenación que se realice, sino del lugar donde se enajene.

¡Saludos!
e-mail: dmagana.tax@gmail.com

Prev Participa Tesorero del ayuntamiento de Morelia en Diplomado de Disciplina Financiera
Next Por: Marcos Castañeda Calderón