HAF y sus criticos

HAF y sus criticos

El primer informe del Gobernador Héctor Astudillo ha tenido dos efectos contrastantes; el primero de ellos es de alegría, certeza y renovada esperanza en la mayoría de la comunidad civil y política guerrerense; el segundo efecto ha sido de rabia y frustración en algunos dirigentes de partidos políticos opositores y en conocidas personalidades de la oposición sistemática a todos los gobiernos establecidos en Guerrero; en el primer caso, la población supo apreciar el cambio de realidad política y social que paso a paso dibujó el nuevo gobierno de HAF: un proceso gradual y sólido para depurar y sanear las finanzas del Estado; la conservación de los empleos de base y de confianza del sector educativo que recibió de los gobiernos efímeros antecesores; la revitalización del turismo internacional y nacional trayendo nuevos recursos económicos al Estado; la atracción de inversiones por varios millones de dólares a la entidad; la significativa y eficiente negociacion con las oposiciones que obstruían calles y avenidas, la autopista del sol y en la esperanza y desesperación, asaltaban oficinas públicas y las incendiaban en su lucha contra la reforma educativa y la exigencia de la presentación de los 43 jóvenes normalistas desaparecidos. Todo eso llego a su fin y algo nuevo empezó a germinar en la geografía desértica de la vida política del estado de guerrero. Por eso se entiende y se justifica la reacción y acción solidaria de la mayoría de los guerrerenses pensantes del Estado. La fotografía y la radiografía de una nueva realidad política, transitando hacia la maximización de nuestro desarrollo social, fue bien acogida en la mente y en los brazos de los guerrerenses. En el pensamiento y en el sentimiento. En un estado de histórica violencia e inestabilidad política persistente, un oasis en el tiempo presente, siempre será bienvenido, para quienes tenemos más ilusiones y esperanzas que frustraciones. El informe de Héctor Astudillo fue bajo estas reflexiones, una excelente noticia. En la otra orilla del rio, en un espacio lleno de rocas y espinas, surgen las voces de los inconformes, de los irracionales, de los que al vaso “medio lleno” le llaman “medio vacío”; de aquellos que, en su cerebro marchitado, no valoran lo construido y en cambio magnifican lo que falta. Les duele que HAF haya terminado con el caos; un caos construido y magnificado con indolencias y corruptelas. ¡cómo es posible que haya más turismo! ¡nuevas y mayores inversiones! ¡nuevos desarrollos hoteleros! ¡que se pagó y disminuyó la deuda publica! ¡no es posible que HAF vaya a los 81 municipios y salga ileso y con aplausos! ¡cómo es posible que haya construido o rehabilitado más de mil escuelas! Desconcertados, llenos de muina y de rencor, encuentran un remanso de consuelo y dicen: ¡qué bueno que la violencia y los asesinatos persisten… eso nos permitirá seguir atacando al Gobernador, demeritando todo lo positivo que ha hecho! Así dicen… así sienten, sin reflexionar, porque no piensan. Critican sin decirnos en que pueden ayudar al gobernador para que Guerrero sea mejor. No acompañan sus protestas con propuestas. ¿Quién de ellos podría haberlo hecho mejor?. Es todo. *Doctorante en Ciencia Política

Por: Efraín Flores Maldonado.

Prev EL Gringo Resultó Misógino y Favoreció a Donald Trump
Next Derecho a qué...“La razón y la política en la ley antimarchas”