Guerrero: Crisis de Seguridad

Guerrero: Crisis de Seguridad

La inestabilidad política históricamente ha caracterizado al estado de Guerrero; ahora, nuestra modernidad sorprendente, se dibuja en una persistente presencia de la violencia que genera inseguridad pública ciudadana. Algo misterioso debe estar pasando, porque el Sistema Nacional de Seguridad Publica previsto en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, formalmente parece estar operando con la debida coordinación entre la Federación, el estado y los municipios. Pero los asesinatos, secuestros y cobros de piso, siguen estando presentes sin que nadie pueda detenerlos. Héctor Astudillo Flores lo ha dicho con inusitada claridad, cuando afirma que, efectivamente la violencia persiste y que paralelamente a ello, también persiste el esfuerzo oficial para contenerla.

Lo importante es que la federación y el estado no bajen la guardia y que la lucha contra la violencia permanezca. Notemos que, los medios de comunicación cotidianamente nos informan que van siendo abatidos o detenidos distintos elementos delictivos y sus jefes cabecillas. Pero se reproducen, se reacomodan y vuelven a la carga. Lo importante será que el dibujo de la delincuencia no se convierta en cuadro que contemplemos normalmente en nuestra vida cotidiana; nada puede legitimar a la violencia y siempre debemos luchar contra ella como ciudadanos, apoyando a las instituciones públicas, siempre que estas se eficienten y no se corrompan.

Porque también es cierto que la ineficiencia contra la delincuencia es producto de la incompetencia y la complicidad de policías, altos mandos y hasta de medianos e importantes funcionarios del gobierno. Todos ellos nos traicionan y amplían la avenida por donde puede seguir transitando la delincuencia organizada; lejos han quedado otros tiempos del pasado en donde teníamos una vida social de normalidad cotidiana. Añoramos aquellos gobiernos eficientes y discretos de Don Israel Nogueda Otero, de Alejandro Cervantes Delgado, José Francisco Ruiz Massieu y hasta el de mano dura del Ingeniero Rubén Figueroa Figueroa que combatió al extremo a la violencia organizada y a la desorganizada. En los últimos años tuvimos también seis años de paz con Rene Juárez Cisneros quien, en su último informe de gobierno, con justa satisfacción informo a los guerrerenses que el estado estaba ubicado “entre los 8 más seguros del país”. Tal situación fue posible en virtud del esfuerzo del gobierno estatal, creando “el Consejo de la Judicatura para fortalecer las tareas del Tribunal Superior de Justicia”.

Dotando a la policía preventiva estatal de un parque vehicular nuevo con seiscientas unidades automotrices y depurándola en un 57% con elementos nuevos egresados del Instituto de Formación y Capacitación Policial (INFOCAP); creando los centros de Control, Comando, Comunicación y Computo (C4) y el servicio telefónico de emergencias (066) en Chilpancingo, Acapulco e Iguala. Solo en el año 2004, las fuerzas policiacas del Estado recobraron 1320 unidades automotrices robadas y el homicidio doloso y el secuestro se redujeron en un 50%. Producto de la eficacia y honestidad de las policías del Estado, en seis años el gobierno de Rene Juárez, solo recibió tres recomendaciones de la Comisión Nacional de la Defensa de los Derechos Humanos. Todo un esfuerzo tenaz y eficiente, desarrollando un gobierno de racionalidad y austeridad presupuestal.

En sus seis años de gobierno, no endeudó al estado con un solo peso. Aquellos tiempos, los que añoramos, podemos recuperarlos, si nos mantenemos unidos y si fortalecemos el proyecto de gobierno que está impulsando Héctor Astudillo Flores. La violencia nos afecta a todos; todos juntos somos responsables de construirla cotidianamente hasta recuperarla a plenitud. Porque una crisis de violencia incontrolada, como bien lo dijo José Antonio Gramsci, puede convertirse en “crisis de autoridad”. Es todo. *Doctorante en Ciencia Política.

Por: Efraín Flores Maldonado.

Prev Derecho a qué…“El salario mínimo y el Mínimo Vital”
Next Acciones articuladas para lograr transformación de Tepalcatepec: Silvano Aureoles