Gotas de Historia

Gotas de Historia

El tixtleco Vicente de Guerrero, heredero de la directriz del movimiento por la Independencia, al ser ejecutado José María Morelos y Pavón; quien antes fue arriero y comerciante, tuvo por varios meses, como refugio una cueva en la que convaleció muy mal herido. Sus actividades primarias, le permitieron conocer los caminos, veredas, manantiales, grutas, barrancas y cumbres alrededor de su región natal.  Desde muy joven se incorporó a la lucha de Independencia; su campaña militar la realizó en varios estados de la República.  Posteriormente a la muerte de los principales caudillos, Guerrero siguió la lucha armada, proclamó con Agustín Iturbide el Plan de Iguala; e incluso llegó a ser presidente de la República en 1829, durante ocho meses (mexicodesconocido.com.mx).

Pero recordemos un pasaje de este caudillo, ocurrido en 1819, ya como mero jefe de la insurgencia; así que después de una cruenta batalla que duró 15 días, en Tetela del Río, hoy municipio General Heliodoro Castillo, Gro., Vicente Guerrero fue herido gravemente en la pierna derecha. Sus hombres lo llevaron de un poblado a otro hasta llegar a San José Poliutla; iban de prisa, pues el ejército español en el sur, a cargo de José Javier de Armijo, los estaba persiguiendo.

Finalmente, lo escondieron en la Cueva de las Ollas, en un paraje denominado “La Angostura”, ubicado sobre El Cerro Prieto. Allí estuvo siete meses para recuperarse de sus heridas y continuar la lucha por la independencia de nuestra Patria.Desde entonces, a esa gruta se le conoce como la Cueva de Vicente Guerrero, que se concibe como uno de los tantos homenajes a este personaje que resultó ser uno de los mejores militares improvisados de la gesta independentista.

De Hermenegildo Galeana de Bargas, aprendió el arrojo y la valentía que de por sí era parte de su ser y de Morelos, la creatividad guerrera, dominó la Guerra de Guerrillas; páctica que le sirvió para someter a Agustín de Iturbide en cada intento de apresarlo. Por ello, Iturbide, buscó el acercamiento y la negociación para consumar la Independencia. (Guerrero Cultural Siglo XXI A.C; 2004: 1175).

Por: Arturo Ríos Ruíz

Prev La Razón de Estado 4a parte
Next Diputados michoacanos trabajan con la ONU en materia de tortura.