En política hay tiempos, pero no hay coincidencias

En política hay tiempos, pero no hay coincidencias

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. Economista. Z.P. amador_sanz@hotmail.com

Desde que Jorge Castañeda, llegó como coordinador o “estratega” de la campaña Presidencial de Ricardo Anaya, “Ricky” se estancó, y probablemente ya ha sido alcanzado a unos días de la elección del 1 de Julio 2018, por el mismo José Antonio Meade, candidato del PRI, ya que, después de todo, el PRI tiene mayores recursos y una mayor estructura que varios de sus partidos opositores.

La discusión en estos momentos, prácticamente a unas horas de la elección presidencial, es quien quedará en segundo lugar, porque en mi opinión, en base a las más y creíbles encuestas nacionales y bajo el cobijo de analistas políticos, incluso internacionales, el primer lugar ya estaría ocupado por “ya sabes quién”.

Meade y Anaya, quisieron hacer creer que tenían la varita mágica para repetir el año 2000, cuando México vivió una transición que prometió todo y no resultó en nada y en el que entonces sí, se privilegió el voto útil. En ese entonces, panistas y hasta los mismos priistas le compraron la idea a Fox y salieron defraudados, engañados a más no poder.

Ahora, los que se mantuvieron abajo en las preferencias y encuestas, vendieron la idea de los indecisos. Los únicos indecisos que quedan son los perredistas del mismo frente y alguno que otro priista no convencido por Meade. En el caso de los perredistas que, aunque no deciden si votar por Anaya, se irán por el “Peje”. Y en el mismo caso están los priistas, que prefieren al peje o incluso al “canallín”. Y también los del “Verde” y los de “Emece”.

Pretextos, pretextos y más pretextos esos que le apuestan a los indecisos para creer que van a ganar la elección. Hasta ahora y lo que vendrá, cada quien tendrá lo que se merece. Anaya, por pensar que Jorge Castañeda iba a ser uno de sus grandes asesores; pésimo asesor que debería regresar el dinero que cobró por éste servicio.

¿Puede Anaya o Meade remontar 20 puntos de distancia con el puntero a unas horas de la elección del 1 de Julio 2018?… qué chistoso, si así fuera.

Sólo por recordar, en USA Hillary Clinton ganó el voto popular por cerca de tres millones, pero fue el colegio electoral, dado su sistema de votación, lo que le dio el triunfo a Trump… así que esas encuestas, que siempre dieron un margen muy cerrado, no fallaron y ¡distan de las encuestas que marcan una ventaja de AMLO de 20 puntos!… ¡NO!, esta vez no funcionaron pactos en lo oscurito ni campañas sucias… En el caso de Anaya, durante todo el sexenio éste candidato colaboró sin chistar con Peña Nieto, y ahora pretende ser su adversario… en realidad es su condición de cómplice del sistema lo que lo mantuvo hundido y estancado en las encuestas; esa fue su penitencia, como a Meade… la complicidad y servilismo de ambos candidatos con este sexenio de la vergüenza que termina, fue una lápida muy pesada…. así que esos supuestos ‘pactos de impunidad’ solo existen en la desquiciada mente de los asesores de campañas de Anaya y Meade (El bronco aquí ni cuenta).

Por eso, de manera puntual López Obrador, señaló que la fanfarronada de “Ricky Riquín”, de meter a la cárcel a Peña Nieto, era pura demagogia. Sin embargo, fue un desliz muy caprichoso del candidato del frente que lo llevó a la postre a un enfrentamiento y a un rechazo a todo acuerdo con Peña para que hiciera declinar a Meade, como en su momento también lo pidió la minoría del Consejo Mexicano de Negocios (CMN).

A Ricardo Anaya Cortés lo estancó, antes que nada, su inexperiencia. Ni en México ni en ningún país, puedes andar vociferando que vas a encarcelar al presidente de la república cuando llegues a su cargo. Estaba leyendo que en política hay tiempos, pero no hay coincidencias.

Simplemente, ni Meade ni Anaya se ve que vayan a poder sobrepasar la contundente realidad, en la práctica están derrotados, punto. Ni el PAN ni el PRI pudieron superar su histórico 30% de porcentaje de votación. Intentaron cada quien, desde su trinchera, pretender formar un gobierno real de coalición, pero no se pudo simplemente porque no había voluntad de cambio, ni un interés real por empezar de una vez un proyecto para México fuera de los intereses cupulares o internacionales.

No es cierto que haya indecisos, la gente está socio-económicamente muy mal, todo mundo ya sabe por quién votar o por quien no votar. Ahora el reto es defender el voto ciudadano y que el INE tiene la capacidad de fajarse como líder hasta el final.

Finalmente, prácticamente Jorge Castañeda aceptó el triunfo venidero de López Obrador y en particular la derrota previsible de Anaya. Castañeda terminó aceptando un complot contra su candidato. Con Fox y Calderón siguió la misma historia de corrupción e impunidad, tanto que hicieron que el PRI regresara. Se lamenta Castañeda que el PRI haya virtualmente pactado con MORENA, pero bien que cayó y festejó cuando hubo el pacto PRIAN, al pasar de Zedillo (PRI) a Fox(PAN) y de Calderón (PAN)a Peña Nieto (PRI).

Hay tres cosas en la vida que cuestan mucho: los errores, los caprichos y las pendejadas. Lo siento mucho por los que van a quedar fuera. Esta vez en lugar de recordarles aquella frase de Fox a Fidel Castro en su visita a México de “Comes y te vas”, les diríamos, “Participas y te vas”.

Prev Guerrero en alerta por “Carlotta”; la tormenta tropical amenaza al estado
Next Seré el primer Diputado Independiente del Distrito 11; trabajaremos de cerquita con la gente; Yankel Benítez.