EL Voto Duro, Está Muy Blando

EL Voto Duro, Está Muy Blando

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. Economista. ZP.

Lo que hace diferente estas elecciones de los ciudadanos mexicanos contra el gobierno enriquecido inmensamente, es que la información por las redes muestra la realidad y no las mentiras inventadas por periódicos, periodistas televisoras y radiodifusoras.

Los candidatos, por este afán de pelearse y de denostar al contrario, no se han hecho oír, en lo que se refiere al planteamiento de sus propuestas que, en muchos de los casos, solamente han sido enunciadas y muy poco se ha hablado del método o forma de lograrlas. Así, en un panorama de confusión conscientemente instrumentada, van a llegar los electores a las urnas el próximo1 de julio 2018. En el crucial momento de estar en la casilla para votar, es cuando se debe hacer con conocimiento razonable, del que queremos que nos gobierne por los próximos seis años y qué tipo de país queremos para nuestras familias, para todos mexicanos que estamos ávidos de justicia y de una vida en paz.

El voto duro está muy blando. No en balde los candidatos se deshacen en las invitaciones a votar con sus mejores, pero pobres propuestas, también por ataques que pretenden evidenciar lo que cada uno ha hecho o dejado de hacer, siempre destacando las descalificaciones en que se aplican unos y otros, creyendo que, al mostrar la debilidad de un candidato, les permita avanzar en la preferencia del voto, tanto de los duros, como de los indeciso y de los jóvenes.

Meade sabe perfectamente bien que ya nada tiene que hacer en ésta contienda. Se aferra a un imposible soñando en un fraude que ya no es factible debido a que la elección estará bajo la lupa de miles de observadores, y muchos países estarán muy atentos, aparte de redes sociales, cibernautas especializados que blindarán los sistemas para que Hildebrando Zavala (empresa encuestadora propiedad del hermano de Margarita Zavala), Lorenzo Córdova y camarilla no puedan robar las elecciones.

Con voto duro o voto blandito, Meade es la crónica de una derrota anunciada. Veinte años gobernando en un puesto de burócrata, el daño social es terrible; él ya ha gobernado y lo ha hecho pésimo.

¡El aumento a la gasolina que sirvió según para recabar 200 mil millones de pesos, realmente fue para tapar el boquete de la lana que desviaron en la estafa maestra (que no VIO Meade), luego entonces es la misma gata, pero revolcada!!

 

En tanto, en el tema del “Populismo” desenfrenado del que tanto critican abiertamente, el concepto me parece, en estos momentos, muy ambiguo, ya que el término populista se aplicaba a presidentes que estaban en contra del neoliberalismo; en su momento como presidente de los Estados Unidos, Barack Obama se declara populista; a Trump también le aplican este calificativo, debieran ser más concretos los personajes y/o políticos cuando declaran a alguien populista, porque no se sabe si lo están alabando o criticando.

En esta campaña, la madre de todas las campañas de la época contemporánea en México, no ha faltado la amenaza de recesión; estos espantos siempre han sido un espanta pájaro para detener los avances de las izquierdas. Se postula que las transiciones políticas hacia los partidos que son críticos del modelo económico imperante, generan tal desconfianza que empresas e inversionistas se retraen.

Como un dato duro, en 1982-1983, cuando no hubo cambio de partido en el gobierno, pasando del PRI al PRI, vivimos una crisis profunda. En 1994-1996 se produjo otra fuerte recesión bajo el mismo esquema PRI-PRI, cuando sale Carlos Salinas y entra Ernesto Zedillo.

El país vivió entonces una caída brutal de la economía que, además, le costó, sólo por concepto de rescate de la banca (Fobaproa), 100 mil millones de dólares, de los que todavía se debe la mayor parte y se pagan los intereses por la vía del presupuesto. Hubo inflación escandalosa, marcada disminución de los salarios reales, quiebra de numerosas empresas y monstruosas tasas de interés activas al día de hoy.

Por eso es de entenderse que, si los empresarios bancarios, de ese nivel, no le cuestionan nada al gobierno, porque nadie gana tanto como ellos y están felices con la actual política, por eso mismo es que nadie como ellos, quieren que nada cambie en el país.

“Sólo sé que no sé nada y, al saber que no sé nada, algo se; porque sé que no sé nada” (Platón a Sócrates)

Prev Ni nos vamos, ni nos moveremos de aquí: SIMETRA. Toman oficinas de la Junta de Conciliación
Next Con éxito se realizan primeras cirugías a grandes especies, en la Facultad de Veterinaria de la UMSNH; operan a un burro y un caballo