El PRI, como la canción de José Alfredo: “Nada le han enseñado los años . . .”

El PRI, como la canción de José Alfredo: “Nada le han enseñado los años . . .”

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. Economista

Es un hecho que en el PRI están conscientes que sería una hazaña ganar la Presidencia en el 2018. Ni siquiera el triunfo en la elección del estado de México, sería necesariamente un signo de recuperación. Tanto en 1999 y 2005 se ganó esa gubernatura, pero eso no fue termómetro para predecir lo que le vendría al PRI un año después, en el año 2000, cuando por primera vez perdió la Presidencia, dándose la alternancia con el PAN, representado por Vicente Fox; mientras que, en el 2006 pasó a ser la tercera fuerza política del país, por abajo del PRD.

Independientemente del partido que sea de nuestras preferencias, y, tomando en consideración que los partidos en general gozan ya de poca credibilidad, debido a las malas actuaciones de todos aquellos que tuvieron la oportunidad de ser ya sea presidentes municipales, gobernadores, senadores, presidentes de la república, diputados, en fin, toda clase de víboras prietas, sabandijas, o cualquier otro animal ponzoñoso del que no me acuerdo en este momento, es de gran importancia reconocer, que la Presidencia de la República, es siempre otra historia.

El pasado 5 de marzo del 2017, se llevó a cabo a nivel nacional una sobria y austera celebración por los 88 años del PRI; refieren los reporteros y corresponsales que cubrieron el evento que se pudo calcular en cerca de 500 sillas vacías en la explanada principal de su sede nacional, algo así como un “mea culpa” por el “gasolinazo” y las constantes y generalizadas erradas decisiones por la vía más fácil y sus costos políticos que esperan con factura en mano para este 2018.

Cada vez me aferro más a la idea de que “El Hubiera” existe y es la consecuencia de lo que no hiciste o debiste hacer o también que, por conveniencia o comodidad, no hiciste u omitiste.

Ejemplo. – Si se “hubiera tomado su medicamento, no hubiera caído en coma”: Esta es la consecuencia de “El Hubiera”. De que existe, existe y como escape o frustración, decimos, no existe. Ya que la regamos.

¿Qué decisión trascendental tendría el PRI que celebrar en este 88 aniversario de su fundación?

¿Los gasolinazos, lo que queda de Pemex para venderse o que en estos cuatro años ya tienen lo suficiente para irse bien cargados con los costales de dinero?

¿O es que van a celebrar los niveles de desempleo en que nos han dejado al país en estos últimos cuatro años? O más aún, la intempestiva llegada del aprendiz de brujo, como lo es el flamante Secretario de Relaciones Exteriores, Videgaray.

Habrán de celebrar en su 88 aniversario que la inflación está en alrededor del 5 por ciento por los disparos de la gasolina y el gas, principalmente, con fuente en el Banco de México y eso siendo optimistas y que incluso puede complicarse aún más y regresar a niveles no vistos catastróficos desde marzo del 2010.

El PRI, está viviendo su propia agonía. Esta acorralado por sus propios errores, es como un ser humano que ha abusado toda su vida del alcohol, las drogas, los desvelos, la promiscuidad, la avaricia; Al final la vida te cobra factura, quieras o no y te cobra con intereses todos tus excesos. Eso ha quedado claro en las experiencias que podemos constatar en la realidad.

El nuevo PRI del que presumen, ha llevado el ADN de la desfachatez, la cerrazón y de la impunidad con corrupción a niveles que trastocaron las fibras más sentidas de la población: su bolsillo. Esa es la causa de su hoy estado agónico. Enrique peña, lo sabe y nada extraño sería que apoyara al adversario que más le convenga para pasarle la estafeta, claro, también para blindar sus “elocuentes decisiones” que han desembocado en la caída del poder adquisitivo de la gente; la misma mecánica que hizo el priista Ernesto Zedillo con Vicente Fox.

Este presidente Peña Nieto, acabó con su nievo PRI. Los nuevos priistas salieron más corruptos que sus antepasados; pareciera estar desahuciado, con su nueva generación de jóvenes gobernadores, que todos ya conocimos como se las gastaron.

Tampoco, se puede asegurar que el PRI vaya a fallecer, dijimos que está en agonía. A veces mostrar signos de envejecimiento a sus 88 años, puede ser una treta más. El PRI, sigue siendo el partido político con más dinero que nadie y no faltarán actores dizque “jóvenes” y “guapos” que le vuelvan a ver la cara a su gente.

Este partido es un costal de mañas y si les hacen falta votos, verán que en dos años crearán más pobres en el país para que llamen su atención y voten a su favor.

El PRI, está como la canción de José Alfredo Jiménez: “Nada le han enseñado los años: siempre cae en los mismos errores”.

Contacto: amador_sanz@hotmail.com – Facebook: amador sanchez bucio

Prev Tiro de Gracia
Next Entrega Alcalde de Zihuatanejo Actas de Nacimiento gratuitas