“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”: Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES

“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES
“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES
“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES
“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES
“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES
“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES
“El destino, es el fruto del quehacer cotidiano”:  Héctor Ezeta en su libro FAUNAMORES

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. Economista

Zihuatanejo, Gro., febrero 14 del 2017.- En el marco del día de San Valentín, en la que por doquier se traspiraban los deseos de afecto, cariño ya amistad, tuvo lugar la presentación del libro denominado “FAUNAMORES”: Poemas para viejos (De Corazón Joven), del autor Héctor Manuel Ezeta Portugal, en las instalaciones del Museo Regional de Piedra, frente a la bahía principal de este puerto, durante una tarde muy amena, airosa y llena de buena vibra.

Previo a la presentación, desde las 18:00 Hrs, los asistentes al encuentro literario pudimos disfrutar de un agradable dueto de guitarristas, con interpretaciones muy propias al lugar donde nos encontrábamos, con canciones como “Cerca del Mar”, “Por un amor”, “Por los caminos del Sur”, “Sabor a Mí”, por mencionar sólo algunas que nos resultaron más que románticas, mientras nos invitaban un poco de vino tinto.

Pues bien, llegada la hora esperada, alrededor de las 19:00 Hrs, fue la maestra Esmeralda Mora, la encargada de abrir el evento teniendo a bien exponer la introducción del libro del cual expresó: “La devoción por la vida y por las bellas artes, nos vuelve a reunir; ojalá hubiera en las calles . . . allá en los cerros, en cada colonia, más espacios y más eventos donde poder estrechar el abrazo amistoso de la poesía”.

Tocó el turno del cronista de la ciudad, Rodrigo Campos Aburto, de recrearle el prólogo al libro “FAUNAMORES”, y lo explicó así, muy a su estilo que le otorga la experiencia de su paso por la vida:

“Los poemas mediante los cuales el autor nos presenta una gama diversa de animales que, de alguna u otra forma, se relacionan con el mar, nos lleva a viajar con nuestro pensamiento en los fondos marinos, montados en un caballito de mar, mientras nos agarramos de su cuello, encontrándonos con esas nadadoras expertas que son las tortugas que van presurosas a la fiesta del mandarín de China”.

Mención especial, hizo el licenciado Rodrigo Campos, en los poemas agrupados en el capítulo de la vejentud, donde Héctor Ezeta nos entrega profundos pensamientos relacionados con la vida y, sobre todo, con la etapa en la que tenemos tiempo para quererla y agradecer los años ya idos, con la convicción de seguir la senda de vivir sin prisas y a todos complacer con nuestras sonrisas, dejando en el olvido aquello que debe permanecer ahí, para invitarnos a ser felices.

“No tengas miedo a tu risa, sobre todo, si eres tú mismo el objeto de ella”. y haciendo una pausa en su lectura, el cronista recomendó esto: “Hagámosle caso al poeta, leamos una y otra vez sus poemas, referente a nuestra edad postrera y verán que hay mucho que disfrutar todavía…aprovechemos el último rayo que nos brinda la luz para el futuro; tengamos presente, como dice Héctor, que el destino es el fruto del quehacer cotidiano…dibuja tu mañana con la sabía esperanza de vivir largos años iluminado siempre con la sinceridad de tus amigos y el embrujo dichoso del amor de tu vida”, resaltó el cronista de la ciudad.

En esta presentación de “FAUNAMORES: Poemas para Viejos (De corazón Joven), el último en intervenir fue el autor, Héctor Ezeta, quien agradeció a todos los presentes su asistencia, más porque en este día, 14 de febrero, todos, de alguna manera, tienen un compromiso de “corazón”.

Prev Siguen las Rutas de la Juventud e IJUMICH reduce gasto corriente y nómina
Next ¿De verdad Tenemos Unidad Nacional? Cuando Nos Discriminamos Entre Mexicanos