Derecho a qué…“El salario mínimo y el Mínimo Vital”

Derecho a qué…“El salario mínimo y el Mínimo Vital”

“…La clase trabajadora puede ser perjudicada, degradada u oprimida de tres maneras: descuidándolos en la infancia, cuando se los sobre carga de trabajo o cuando se les paga bajos salarios por su trabajo”.

Robert Owen, empresario y socialista Británico.

Tomamos la recta final de este 2016 y empezamos a escuchar temas del salario mínimo, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, conformada por representación patronal, obrera y gobierno, es la que se encarga de fijar los salarios mínimos anuales, que hoy en día es el mismo tabulador para todo el País.

Ya se han dado varias voces en relación al salario mínimo, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) prevé un aumento de $2.50 pesos, para pasar del actual $73.04 pesos diarios a $75.54 pesos por día. Por su parte la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso un incremento gradual del salario mínimo para 2017, de tal forma que éste alcance los 89.35 pesos diarios, de acuerdo con la línea de bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); esto es, que no se de un solo incremento, sino que el mismo sea espaciado a lo largo del año, a fin de que al final del mismo se esté alrededor de los $89.00 pesos por día, esta propuesta es vista con agrado por parte del Gobierno Federal, pues así lo manifestó Alfonso Navarrete Prida, Secretario del Trabajo y Previsión Social, señalando que esta postura está siendo analizada por la Federación, por su parte BANXICO, a través de su gobernador Agustín Carstens, no ha dado una postura concreta, pero refirió que esa institución está dando elementos para poder sentar la discusión sobre el salario mínimo que regirá en el año venidero. En este tenor, el sector obrero ha propuesto un salario de $100.00 pesos por día como el mínimo a ganar por los trabajadores mexicanos.

Ahora bien, en el tema del salario mínimo Como sociedad, debemos estar atentos a estas discusiones y a la toma de decisiones para que nuestra presiones sociales tengan efectos y sean externadas en tiempo y forma, sobre el tema del salario mínimo las autoridades deben tomar en cuenta los factores que rigen la vida económica del País, como la inflación estimada, la devaluación, la carencia de recursos, el P.I.B., etcétera, pero también deben considerar el derecho a un mínimo vital, como aquél derecho humano que tenemos toda persona para poder acceder a una calidad de vida digna, a un progreso y a una vida digna, para lo cual, el salario mínimo juega un papel importante, pues año con año, los mexicanos nos vemos favorecidos con un aumento al salario mínimo, pero desfavorecidos con el poder adquisitivo que cada año en más paupérrimo, de esta forma el discurso demagógico siempre se estructura a razón de aumento en pesos al salario mínimo opero nunca en relación al nuevo poder adquisitivo, nunca se estima que, aún con aumento, nos alcanzará para menos litros de gasolina, debemos invertir mas dinero en el pago de transporte público, ya no podremos completar la canasta básica, ya no podemos invertir la misma cantidad en diversión o esparcimiento; en resumen, el acceder a un progreso permanente, el acceso a satisfacer nuestra derecho a la salud, a la educación, el acceso a una vida digna a un mínimo vital se verá obstaculizado debido a la pérdida de valor de nuestra moneda; con esto el estado violentará nuestro derechos humano y con esto la sociedad será, de nueva cuenta, olvidada, ensordecida, aminorada.

Entonces, seguiremos preocupándonos por sobrevivir, soportaremos abusos laborales, mobbing, atropello a los derechos humanos, con tal de obtener una salario mínimo que lleva aparejada una violación a los derechos humanos, para impedir esto la sociedad debe darle la importancia necesaria al tema del salario mínimo, debe generar opiniones, debe hacerse escuchar, debe conquistar espacios políticos destinados a cuotas de poder y a personas que han logrado vivir del presupuesto, debemos arrebatar los escaños públicos porque es la único forma de tener voz y voto en esta realidad social mexicana, el motivo es real, lo sufrimos diariamente, las condiciones están generadas, ya se empieza a trabajar en las próximas elecciones, el poder lo tenemos nosotros, el voto es nuestra arma más eficaz, solo faltas tú ciudadano, solo falta que ejerzamos nuestra obligación, solo falta tener memoria, solo falta reconocer los nombres que elección tras elección son los mismos, solo falta valor, decisión y esperanza, así lograremos el cambio social esperado.

Por: Salvador Molina Navarro.

Prev Recibe Morelia El Premio Nacional al Buen Gobierno Municipal
Next Guerrero: Crisis de Seguridad