Derecho a qué… El caótico caso de la Educación

Derecho a qué… El caótico caso de la Educación

El tema de la Educación en el país ha tomado interés en muchos sectores sociales, tales como el estudiantil, empresarial, político, magisterio, sindicatos, etc., se ha enriquecido la participación en el tema, se han signado acuerdos de apoyo, se han iniciado campañas de desprestigio, se han manifestado los empresarios por el daño económico que les ha causado este enfrentamiento político social.

Se puede indicar a la reforma educativa como el punto inicial de la radicalización de las acciones en pro y en contra. Pero que datos tenemos al respecto, cuáles son nuestras premisas, por qué centramos nuestras opiniones en relación a la afectación que nos ocasionan o en relación  la interpretación que le damos a la información difusa que obtenemos y que ni siquiera corroboramos, por qué el problema de la educación va en aumento, por qué le preocupa al gobierno, por qué le preocupa al docente, por qué les preocupa a los normalistas, por qué les preocupa a los empresarios, por qué la sociedad advierte diariamente alguna nota al respecto. Sin duda la educación se encuentra en un caos político social, el tema se informa a la sociedad de manera parcial vigilando los intereses que tiene la fuente de información, mucho hemos dicho ya de la imperiosa necesidad de los ciudadanos de cambiar las circunstancias que imperan hoy en día, mucho hemos señalado sobre la solución que tenemos a nuestro alcance para lograr este cometido, ya lo ha señalado una adolescente de apenas 17 años de edad, Malala Yousafzai, en su discurso ante la O.NU., “Un niño, un profesor, un libro y una pluma pueden cambiar al mundo. La educación es la única solución”, así pues desenredemos el caos de la educación.

En primer término la llamada reforma educativa  sin duda tiene grandes virtudes a favor de la educación en el país, pero igualmente transgrede los derechos humanos de los docentes y afecta seriamente a la educación desde diversos ángulos, veamos.

Los ciudadanos queremos poner un orden en la educación y en su sindicalismo que muchas de las veces se ha mal ejercido, dando cobijo y presión política para situaciones no defendible y menos aún honrosas, los ciudadanos queremos un alto a los cobros de inscripción, a la venta de libros gratuitos, a la imposición de cuotas o cooperaciones “voluntarias”, al comercio ilegal de la educación de nuestros hijos, actos cada vez más desvergonzados por parte de maestros y directivos de los planteles, estos actos indefendibles y deshonrosos, las más de las veces cuentan con el acompañamiento sindical, la ciudadanía está casada de este tipo de abusos y demeritan la imagen del maestro, una imagen forjada por un esfuerzo extraordinario, el maestro era sinónimo honradez, de un ser culto, de ecuanimidad, de justicia, era la figura del pueblo, personificada así por Cantinflas en su película “El Profe”, hoy en día los abusos desmedidos de maestros y directivos hacia los padres de familia, el ver a nuestros maestros emborrachándose, haciendo desfiguros, el saber que un maestro abusó sexualmente de un alumno o alumna, que el maestro no asista a clases, que recorten la semana a tres días, que el maestro tenga una pésima ortografía, la mala calidad en la educación, la nula preparación de clases, el desinterés de muchos docentes en relación a sus obligaciones como maestros de grupo, todo esto ha derribado la imagen del profesor, ha ocasionado el hartazgo social, estas son las premisas que el gobierno vende a la sociedad para que la reforma educativa gane terreno en el afecto social, éstos son los males de la educación en México, esto es lo que la sociedad vemos y nos duele, esta verdad es la que nos impulsa a soñar con un cambio en la educación, donde sea gratuita, donde sea de calidad, donde el maestro sea digno, necesitamos tener la certeza de un progreso social incluyente, en donde el profesor sea del tipo del que acompañado con un alumno, un libro y una pluma cambie el mundo, la ciudadanía necesita recuperar a sus profesores y a su educación, por eso compramos las premisas que nos vende el gobierno sobre la reforma educativa, por eso queremos cambiar el esquema educativo, por eso presionamos por una cambio de paradigma, desde este punto de vista la educación y sus principales actores deben transformarse y deben hacerlo ya.

Pero no este no es la única realidad oculta en el tema de la educación, existen más verdades ocultas que hacen de la educación un caos sin atención idónea y sin solución pertinente, las movilizaciones sindicales no defienden solamente los vicios de la educación ya referidos, también luchan por los derechos humanos de los docentes, también tienen en su discurso premisas válidas, también apuntalan la educación digna y gratuita, sin duda sus métodos han afectado a la ciudadanía, a los empresarios, a los transportistas, esto no las invalida, en primer término la presión política que se ejercido sobre los maestros y sus sindicatos no está dirigida a terminar con los vicios que a la sociedad le afectan, muchos maestros, faltistas o no, centistas o no, sentistas o no,  reconocidos o no, fueron afectados por la falta de pago de sus quincenas, salario devengado, lo cual incitó a las autoridades educativas a buscar formas alternas de pago, pensaron en la “tarjetización”, medida que fracaso pues no se logró pagar a la totalidad de maestros sus salarios ya ganados y que constituyen un derecho humano, por lo que se regresó al pago mediante cheque, verdad que se ocultó por parte de las autoridades educativas, asimismo las autoridades educativas enfrentan actualmente un verdadero problema pues se tiene un déficit de docente por alrededor de tres mil maestros, lo anterior debido a que desde hace dos generaciones los normalistas que se han graduado no pudieron obtener una plaza fija, si no que se les dio un contrato temporal, mismo que esta por fenecer, por tanto un aproximado de dos mil maestros de grupo están por quedar sin empleo, lo anterior debido a que el gobierno les condicionó su renovación contractual a cambio de someterse a la evaluación, lo que no fue aceptado por estos nuevos maestros, así entonces, al quedar fenecido el contrato, habrá al menos 2000 espacios en el estado por llenar, se suma a este déficit el número de despidos que se ocasionen por la reforma educativa, ya que dicha ley es clara en el sentido de imponer la destitución inmediata al maestro que no se evalué; por tanto, se tienen cifras de alrededor de 1600 maestros que estarían en riesgo de ser destituidos, solo en el estado de Michoacán, así entonces las autoridades están generando un serio problema de déficit de profesionistas para poder llenar los espacios ocasionados por la destitución o terminó del contrato de los maestros. Problema no menor, de ahí que las autoridades educativas han reculado en su decisión de hacer cumplir a raja tabla la reforma educativa, de ahí que a la fecha no ha sido dado a conocer la convocatoria de cambios federal, de ahí el doble discurso, de ahí el ocultamiento de la verdad, de ahí el desorden educativo en el estado y en el país, pues si no hay una solución a este déficit el estado entraría en una crisis educativa y a una nueva desestabilización política, de ahí el no brindar soluciones concretas a los maestros disidentes, de ahí la falta de voluntad para poner un alto a las manifestaciones radicales, de ahí la falta de capacidad política de nuestras autoridades.

Asimismo por un lado las autoridades educativas han presionado a los maestros para que asistan a sus evaluaciones, han generado más de una oportunidad a los incumplidos, pero dejan solos a nuestros maestros; sin duda del mundo de maestros hay muchos capaces, muchos dignos, muchos profesionales de la educación y, también sin duda, la evaluación y las demás medidas ayudaran a identificar a los maestros que se han ganado la oportunidad de ser promovidos, pero el gobierno les exige la evaluación a todos y el sindicato les exige la no evaluación a todos, ambos entes, gobierno y sindicato, tienen la fuerza suficientes para desproteger, desconocer y hacer despedir a los maestros que no acaten sus disposiciones, y todos los maestros están en esta disyuntiva, todos tienen que tomar una decisión que puede terminar con su profesión y con sus esfuerzos personales y profesionales, todos están solos en este tema, todos están obligados a decidir, y todos son parte importante en la solución idónea y eficaz al problema del caos de la educación.

Así entonces no es cosa llana solucionar el problema de la educación, máxime cuando se acompaña de falaz información, de ocultamiento de la verdad, sin dejar de lado la presión social que se ha incrementado, la presión de los empresarios que descansa en una preocupación bien fundada como lo es el riesgo de su actividad económica,  la presión de los alumnos y padres de familia que no queremos ver a nuestros maestros en manifestaciones, sino en aulas, queremos una educación de calidad y gratuita, queremos que la educación como derecho sea una realidad tangente, queremos luchar por tener cada día la oportunidad de combinar los elementos indispensables para la solución a sus problemas, un alumno, un profesor, un libro y una pluma.

 

Por: Salvador Molina Navarro.

Prev El deporte es prioridad para la Universidad Michoacana: Rector
Next Marisquería "La Yolanda", La catedral del Marisco en Zihuatanejo, Gro.