Derecho a qué…

Derecho a qué…

“La cultura del acceso a la información pública, una nueva ideología”

“La información es liberadora

Kofi Annan.

Por Salvador Molina Navarro.

En los tiempos modernos, se han incentivado diversos paradigmas en el comportamiento humano, varios de éstos avances se han potencializado en el campo jurídico y político.

En cuanto al espacio jurídico, se han establecido exigencias sobre la información que debe estar a disposición del público, aún sin que nadie la solicite, tales como salario o emolumentos, convenios, nombre y cargo de los funcionarios públicos, etcétera; hemos leído criterios interpretativos de los órganos colegiados jurisdiccionales federales, en cuanto los alcances de la transparencia y el acceso a la información pública. En el tema político se han creado espacios administrativos autónomos como el Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales –IMAIP-.

Sin duda el acceso a la información y el control de nuestros datos personales es un factor importante que tenemos los ciudadanos para poder controlar la vida política de un estado, hoy por hoy, los ciudadanos tenemos la oportunidad de comparar los discursos, las cifras, los resultados que nos dan a conocer.

El derecho que tenemos de acceder a la información pública nos da la oportunidad de exigir transparencia en el destino del dinero público, nos da la oportunidad de saber en qué gasta el gobernante, a dónde van nuestros impuestos, el por qué del déficit del gobierno, en fin ahora tenemos la oportunidad de estructurar una participación activa en las políticas públicas, incluso al grado de llegar hasta los tribunales las omisiones o acciones inadecuadas de las autoridades.

Hoy es el momento para que impulsemos la cultura de la transparencia y el uso de la información pública, hoy los ciudadanos sabemos si corresponde a una realidad una calificación del 100% en transparencia o simple y llanamente es un alago, el pago de algún favor o cualquier otra circunstancia que no refleja una realidad.

Ahora los ciudadanos podremos liberarnos de la venda en los ojos, ahora la transparencia tiene rango constitucional, es un derecho humano, es una obligación de los gobernantes, es una condición sine qua non las autoridades o individuos que por cualquier circunstancia hacen uso de dinero o funciones públicas.

Ahora nos toca deshacernos del pesado yugo que otrora irremediablemente soportábamos, la información libera, la información permite, la información es el medio para abonar a una realidad jurídica, política y social.

Usemos ese derecho, impongamos esa obligación, acudamos a los organismos ciudadanos a exigir transparencia en su actuar, a vigilar que sean garantes del beneficio para la sociedad, accedamos a la información como un medio eficaz para lograr la liberación de cualquier obstáculo que haga lento o nulo el progreso social.

La información libera y quien la impulsa será un factor indispensable en el empoderamiento de la ciudadanía, la información libera y quien la tiene tendrá el poder de señalar fundadamente, de exigir razonadamente y de acudir a tribunales con causas justas y legales en pro de la sociedad.

La información ahora también está a nuestro alcance, solo basta decidirse, a quien pida se le dará y a quien toque se le abrirá.

 

  1. Salvador Molina
  2. @SalvadorMolina_
Prev Cumpliendo a la juventud: Alejandro Correa
Next Alejandro Correa pone en marcha obras de mejoramiento de la imagen urbana de la cabecera municipal de Zinapécuaro