Derecho a qué…

Derecho a qué…

“En la opacidad de la transparencia”

 “Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral

Sir Francis Bacon.

Los espacios ciudadanos siguen dando tintes más de intereses políticos y personales que ciudadanos.

Es altamente reprochable que quienes por alguna circunstancia se benefician con espacios ciudadanos, hagan gala de sus más bajas costumbres o modus viviendi El Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales –IMAIP-, es, sin duda, un botón de muestra.

El saliente Consejero Daniel Chávez, ha dado la nota por su conducta opaca el presidir el más loable instituto de transparencia y honestidad del Estado, en primer lugar se le ha señalado como el beneficiado de un contrato de arrendamiento, en donde el IMAIP rentaba el vehículo propiedad del Consejero; es decir el entonces Consejero arrendó su propio auto para su propio uso, en este tenor, recibía puntualmente un pago de seis mil pesos mensuales por el arrendamiento, además el IMAIP, pagaba servicios, gasolina, composturas, etcétera.

La actual Consejera Presidenta fue quien redactó el contrato de arrendamiento cuando fungía como encargada del área jurídica del IMAIP, aun cuando la transparencia es el fin y motivo de creación del IMAIP, en su versión web se advierte que dicho contrato fue bajado de la red, es decir, se ocultó haciendo gala de la opacidad en la transparencia.

La transparencia no puede ser solamente el nombre de un instituto, debe ser una forma de conducirse en los cargos públicos, los ciudadanos necesitamos que nuestros espacios sean verdaderas trincheras en donde se utilice la congruencia, la honestidad, la ética y el profesionalismo para poder ser factores de cambio en beneficio social, no es permisible que en dichos espacios se tengan las mismas prácticas que se pretenden señalar, evidencias, hacer públicas y erradicar, no puede pasar inadvertido que dentro del IMAIP se privilegia la opacidad, que se ordenan comprar automóviles de lujo para uso exclusivo de los consejeros y ocultarlo; no podemos tener funcionarios opacos en un espacio dedicado y erigido en pro de la transparencia.

La legalidad es una característica del actuar ciudadano, sabemos que las autoridades se han alejado de la legalidad y la transparencia, de ahí la importancia que dentro de un espacio dedicado y creado por y para los ciudadanos, las cosas se hagan desde una óptica diferente, que dejemos los intereses personales por fuera y encumbremos a aquellos quienes representan los intereses sociales, aquellos quienes tienen solvencia moral para poder señalar los actos opacos, que se garantice y defiende el derecho de acceder a la información, que sean garantes de la protección de los datos del ciudadano, no deben existir dichas cualidades en el discurso, sino en los hechos, no pueden ser menor el impacto social y político cuando se habla de ilegalidades y cochupos al interior del IMAIP, pues se ha referido de forma preocupante que la actual cabeza del IMAIP ha arribado en contravención a la Ley de Transparencia, sin embargo, no se ha aclarado dicho señalamiento, la actual Presidenta del IMAIP debe hacer un acto de congruencia moral y ética y transparentar el proceso de su nombramiento, debe explicar a los ciudadanos la forma en que se dio su arribo a la presidencia del IMAIP.

Es urgente que IMAIP tenga transparencia, que sea congruente, que la ciudadanía tenga espacios fortalecidos y funcionando, hoy por hoy seguimos siendo testigo de la dificultad que entraña hacer compatibles la política y la moral, hoy por hoy seguimos viendo cómo se adueñan de los espacios ciudadanos, para impregnarlos de las mismas prácticas que se supone deben ser señaladas, combatidas y erradicadas, hoy por hoy vemos como todas las instituciones ciudadanas siguen siendo bastiones políticos, hoy por hoy los ciudadanos debemos seguir siendo vigías y jueces de las malas prácticas de quienes están encumbrados, pues nuestros espacios nos han quedado a deber, hoy no toca señalar, hacer público y transparentar los malos manejos, los convenios firmados en la opacidad, los procesos llevados al margen de la ley, la corrupción, la incongruencia, el beneficio personal y económico por encima de los intereses sociales, hoy somos los ciudadanos quienes debemos hacer la tarea y conquistar a las instituciones para poder generar una nueva de realidad social y política, hoy nos toca y no debemos ni podemos renunciar a tan alta encomienda.

Salvador Molina Navarro.

Prev Inicia la construcción del nuevo Muelle en Zihuatanejo