“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo

“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo
“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo
“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo
“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo
“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo
“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo
“Crónicas Pueblerinas”, relatos de estilos de vida del Zihuatanejo Antiguo

Por: Lic. Amador Sánchez Bucio. Economista. Z.P.

Zihuatanejo, Gro. Mayo del 2017.-  “Crónicas Pueblerinas”, un relato muy singular en autoría y voz del cronista de esta ciudad, Rodrigo Campos Aburto, continúan captando el interés de todo público, oriundo o no de Zihuatanejo, porque la historia de cada crónica, te remonta a los inicios de cómo vivían y convivían las familias de las épocas del Zihuatanejo antiguo, cuando era una aldea de pescadores, para luego convertirse, a partir de la década de los 70’s, en el desarrollo turístico hermanado con Ixtapa.

El pasado 28 de abril, tuvo lugar un relato más de “Crónicas Pueblerinas”, en el restaurante “El Consuelo”, en pleno centro de Zihuatanejo; en punto de las 8:00 pm, con una duración de hora y media. El cronista, Rodrigo Campos, estuvo acompañado de familiares y amigos, así como de público en general que acudió a escuchar de una variedad de leyendas y anécdotas que eran protagonizadas por las familias más representativas del Zihuatanejo antiguo y que hoy siguen siendo un referente importante para entender la evolución del pueblo de pescadores a lo que hoy conocemos como un puerto turístico de gran renombre.

Historias que narran sobre por qué a “fulanito” le decían de este u otro modo; el por qué la calle del “Churro” le llamaban así, cuando nada tenía que ver ese apodo con los churros de harina que conocemos; o cuando a una persona mayor le preguntaban si él sabía si ya iba a llover o no; o simplemente para pedirle un consejo de amor y enamorar a la muchacha más bonita de la época en que se vivía de la pesca. Durante el desarrollo de las crónicas, Rodrigo Campos, en algunas ocasiones era interrumpido por algunos asistentes para que hiciera una pausa o paréntesis y abundara sobre alguna anécdota en particular que le interesaba a quien lo escuchaba, lo cual hacía al final del relato. En franca armonía que brindaba la ambientación del lugar, se disfrutaba a plenitud escuchar cada crónica pueblerina, que para muchos resultaba sorprendente enterarse de que en pleno centro de Zihuatanejo, donde actualmente está la zona de restaurantes, antes era un criadero de vacas, donde incluso, ahí mismo las sacrificaban, antes que existiera el rastro municipal.

Con un escenario a media luz y con un toque pictórico, por los cuadros y pinturas que maquillan el restaurante “El Consuelo”, “Crónicas Pueblerinas”, te mantiene cautivo en todo momento, de principio a fin, al escuchar, aprender, comprender, sorprenderte y remontarte en la imaginación a los estilos de vida de las familias y pobladores del Zihuatanejo antiguo y la era de la modernidad que llegó con la creación de Ixtapa, a principio de la década de los 70’s.

Rodrigo Campos Aburto, terminó la lectura de alguna de sus crónicas, con la denominada “Enamórala, Pendejo”, el consejo que le da un hombre de edad, un señorón, pues, a un joven campesino que no sabía cómo hacerle para que la muchachita se fijara en él y terminara aceptando su forma de vida, en el campo.  Recomendadísimo, escuchar “Crónicas Pueblerinas”.

Prev Aprueba Consejo Universitario el Reglamento de Ingreso; fortalecer a la UMSNH, el objetivo
Next Más acciones contra la temporada de estiaje: CAPAZ